Saltar al contenido

Cómo pedir dinero en vez de regalos en una boda

11 diciembre, 2017

Según los modales de etiqueta, pedir dinero en vez de regalos en una boda podría interpretarse como un gesto de desconsideración hacia los invitados. Sin embargo, no son pocas las parejas que actualmente prefieren incluir en sus tarjetas de invitación otra más pequeña en la que solicitan recibir un depósito en la cuenta bancaria o en efectivo en vez de objetos, para que ellos puedan decidir en qué invertirlo de acuerdo a sus necesidades.

Hay muchos motivos por los cuales los novios solicitan dinero y no regalos concretos, como sábanas, algún mueble o electrodomésticos, ya que tal vez prefieran costear su viaje de luna de miel en algún lugar mucho más bonito que de otro modo no sería posible, o porque quieren comenzar a construir su hogar para no tener que seguir alquilando un apartamento, o por lo que sea. Tal vez sumen este obsequio a ahorros que ya vienen realizando.

Lo que sí podría ser una actitud incómoda es poner una cifra determinada de depósito. Incómoda para los novios, que deben hacer el pedido, pero sobre todo para el invitado, que quizás no puede o no tenía en sus planes hacer ese gasto y su regalo iba a ser más económico.

Por eso, para que pedir dinero en vez de regalos en una boda no sea mal interpretado, veamos algunas claves para llevarlo con éxito.

Cómo pedir dinero en lugar de regalos

Sobre o depósito

Hay dos opciones principales que podéis utilizar para recaudar el dinero que solicitéis a modo de regalo de boda. Por un lado, un sobre dentro de la invitación que luego se pueda entregar el día del enlace. La otra alternativa es hacer un depósito bancario antes o unos días después del casamiento. Sin embargo, también se pueden adoptar ambas formas, de acuerdo a la comodidad del invitado. Evitad poner plazos, y de hacerlo, comunicadlo sutilmente.

Conversadlo personalmente

Aunque incluyáis la tarjeta con el pedido, es una buena idea conversarlo cara a cara o en forma telefónica, especialmente si no os animáis a hacerlo y supongáis que tomaréis por sorpresa a vuestros invitados. Entonces, al momento de entregarles la invitación, tomaos el trabajo de explicarles vuestra decisión en cuanto a los regalos y de aclararles que no intentáis ponerlos en un compromiso. Cuando se trate de amigos o familiares cercanos, seguramente ya lo habréis comentado y no habrá ningún inconveniente.

Frases como pedidos

De acuerdo a lo dicho anteriormente, habría que pensar en algunas frases para incluir en la tarjeta de invitación con las que solicitéis el dinero de forma sutil y a la vez creativa. Sería bueno explicar el porqué de esa decisión. Estos son ejemplos para pedir dinero en vez de regalos en una boda, que por supuesto luego vosotros podréis adaptar a gusto:

  • “Nuestro mayor deseo es realizar un viaje a Argentina, conocer sus bellos paisajes y la música que la identifica. Solos no lograríamos costearlo, por eso te pedimos que, si está en tus planes hacernos un regalo, éste consista en un depósito en la cuenta bancaria que hemos abierto. La cifra la pones tú, y si no puedes, pues no te preocupes, porque a nosotros nos bastará con tu presencia y celebrar junto a ti nuestro amor”. Al final de la frase, poned el nombre de la cuenta, o bien ya estará incluido el sobre, donde por ejemplo escribiréis: “Nuestro sueño” o “Argentina nos espera” o lo que deseéis.
  • “Como sabes, hace mucho tiempo que convivimos, por lo que ya contamos con el equipamiento necesario para el hogar. Por eso te pedimos que, en vez del regalo que tradicionalmente se hace a los novios en su boda, nos des el dinero que destinarías para él. Lo utilizaremos para pagar nuestra luna de miel. ¡Muchas gracias!”.
  • “Estamos en plena construcción de nuestro hogar y necesitamos seguir comprando materiales de construcción. Por eso te pedimos que, en vez de un mueble, electrodoméstico o adornos, como regalo de boda deposites ese dinero que ibas a utilizar en ellos para que podamos disponer de él de acuerdo a las prioridades que surjan. Si prefieres hacerlo en efectivo, aquí adjuntamos un sobre. Y si no puedes hacer ninguna de ambas cosas, ¡no importa! Nos bastará con tu presencia”.

En caso de mudanza

Pedir dinero en vez de regalos en una boda es una excelente idea si la pareja piensa en ir a vivir a otra ciudad, estado o país, ya que será muy dificultoso trasladarlos hasta el lugar elegido. En cambio, con el dinero luego podréis comprar esos regalos en el sitio donde viviréis o utilizarlo para la luna de miel. ¡Imaginaos que quizás sean muchos! Bajo este argumento, nadie podrá pensar en que sois unos interesados.

Agradecimiento

Es recomendable que al final de la fiesta entreguéis a los invitados que han hecho su regalo una carta en agradecimiento por el gesto. Es algo que seguramente ellos sabrán valorar mucho.

Finalmente, nuestra opinión sobre esta posibilidad en materia de “obsequios nupciales” es que se supone que quienes asisten a la boda conocen las intenciones de los novios y no malinterpretan el pedido. Si lo hacen, pues allá ellos, ya que nada malo estáis haciendo. Además, es sabido que nadie está obligado a regalar.

Lo importante, eso sí, es que ninguno se sienta en el compromiso de tener que cumplir como sea, sino todo lo contrario. Que le quede claro que pedir dinero en vez de regalo en una boda es apenas una alternativa o una sugerencia para quienes deseen obsequiar, dado que esto es de por sí una tradición. De hecho, hasta puede resultar más cómodo para el propio invitado o invitada.