Saltar al contenido

Cómo seleccionar las canciones de tu boda

9 diciembre, 2017

¿Cómo seleccionar las mejores canciones para la boda?

¿Alguna vez te has preguntado qué sería de la vida si no existiera la música? No tendríamos compañía en nuestra soledad, nadie bailaría hasta el cansancio ni se mostraría feliz, los romances serían menos intensos y las emociones bastante limitadas. En síntesis, habría poca mística en los intercambios entre personas y con uno mismo. Ahora traslada esta pregunta a un momento muy importante de tu vida, como por ejemplo, tu boda.

¿Qué sería de una boda si no contara con música? Aburrido, ¿no? Entonces, la pregunta debería ser ¿cómo seleccionar las mejores canciones para la boda? Nuestra intención con este post es que si tú y tu pareja ya están pensando en dar el “sí, quiero” y celebrarlo con una fiesta, jamás se les escape la música que desearían oír y disfrutar entonces. Para cada instante, para cada acción: la entrada a la iglesia o al civil, la salida, la entrada a la fiesta, la recepción, el brindis, el baile de los novios, el corte de la tarta, la diversión en la pista con todos los invitados, la tirada del ramo y demás.

 

Algo más que podría dificultar la tarea de los disc jockeys: la música dependerá del país o la ciudad en la que se encuentren, ya que en este sentido las melodías también varían mucho. No es lo mismo casarse en México, Venezuela o Argentina que en España, Estados Unidos o Gran Bretaña. En cada uno de estos países, las “modas discográficas” no son las mismas, aunque sí podríamos encontrar cierto criterio “universal” al momento de crear una lista de canciones, al menos para personalizar los momentos claves de la fiesta. ¡Es muy divertido!

Entrada a la iglesia

El objetivo de saber cómo seleccionar las mejores canciones para la boda es también no ser repetitivas. Por eso, trata de olvidarte de la marcha nupcial o del Ave María para tu entrada a la iglesia. Hay muchas otras melodías muy bellas que harán de tu entrada un instante muy conmovedor, contigo radiante, sola o del brazo de tu padre o padrino.

¿Quieres algunos ejemplos?: “Canon en Re Mayor”, de Johann Pachelbel; “May it be”, de Enya; “Sortilegio de amor”, de Il Divo; “Somewhere over the rainbow”, de Israel Kamakawiwo’ole; “Ameno”, de Era.

Salida de la iglesia

Aquí ya no caminarás sola o con tu padrino, sino que ya habrás ido al encuentro de tu amor y saldrán juntos. Imagina entonces que la salida será como un canto a la alegría, un momento glorioso, una salida triunfal, algo así como “lo hemos logrado y estamos muy felices”.

Veamos algunas canciones que van muy bien con este momento: “I’m yours”, de Jason Mraz; “Viva la vida”, de Coldplay; “Love is all around”, de Wet wet wet; “Love is in the air”, de John Paul Young; “Alegría”, de Cirque Du Soleil”; “Libertad”, de Nana Mouskouri.

Para entrar a la fiesta

Estas canciones ya tienen más que ver con los gustos de los novios. Es difícil aquí sugerir, ya que seguramente hay ciertas canciones que los identifica sólo a vosotros por diferentes motivos.

Sí podríamos darte los siguientes ejemplos y a partir de las emociones que te generen, elegir otras variantes. Así, el cómo seleccionar las mejores canciones para la boda será más sencillo. Mira estas: “Strong Enough”, de Cher; “Music”, de John Miles; “Volví a nacer”, de Carlos Vives; “Bendita tu luz”, de Juan Luis Guerra y Maná; “Feel”, de Robbie Williams; “From this moment”, de Shania Twain.

 

La comida

Este es el momento en que los invitados se sientan a la mesa y conversan tranquilos, se relacionan entre ellos, prácticamente no piensan en la música y están pendientes de las cosas ricas que comerán, de los novios que van mesa por mesa saludando y tomándose fotografías. De modo que la música tendrá que ser suave, para ambientar, como temas de bossa nova o de los años ’80 y ‘90.

Anota algunos ejemplos: “Velha infancia”, de Tribalistas; “La cosa más bella”, de Eros Ramazzotti; “Las cosas que vives”, de Laura Pausini; “Ordinary World”, de Duran Duran; “September”, de Wind & Fire; “Every breaking wave”, de U2; “La chica de Ipanema”; Gilberto & Getz”; “Día a Día”, Rubén Blades.

El vals

“El Danubio Azul”, de Johann Strauss es harto conocido. Aquí comienzan a bailar los novios, luego el novio con las invitadas y la novia con los invitados. Tan conocido es esta pista musical que ya empieza a ser trillada. Sin embargo, si el propósito es seguir este mismo protocolo, existen muchas otras canciones (no necesariamente valses clásicos), que también te ayudarán a responder cómo seleccionar las mejores canciones para la boda. Escucha: “Sobre las olas”, de Juventino Rosas; “Rosas del Sur”, de Johann Strauss; “Delirien”, de Walzer; “The Prayer”, de Celine Dion y Andrea Bocelli; “Vals de las Flores”, de Tchaikovsky; “Tiempo de vals”, de Chayanne.

El brindis y el corte de la tarta

Aquí la música tendrá que ser alegre, ya que es cuando los invitados les dan sus mejores deseos a los novios para esta nueva etapa, y todos ríen, se abrazan, hablan y se emocionan.

Te dejamos algunas alternativas: “Brindo por las mujeres”, de Los Rodríguez; “Nuestro hogar”, de Nana Mouskouri; “Vasos vacíos”, de Los Fabulosos Cadillacs; “Titanium”, de David Guetta; “Rolling in the Deep”, de Adele; “Love is in the air”, de John Paul Young.

¡Todos a bailar!

Sin dudas que este es el momento más divertido de todos. Aquí salen todos a la pista a moverse hasta caer rendidos. Así que para que todos se animen, la idea es que el disc jockey comience con un tema bien movido, que genere como una “explosión” en el cuerpo. Aquí vale salsa, merengue, reggaetón, axé e inclusive rock and roll. Y si puedes contratar una batucada, ¡será increíble! ¿Un consejo?: inaugura la pista con el tema “Matador”, de Los Fabulosos Cadillacs.

Ahora que ya sabéis cómo seleccionar las mejores canciones para la boda, toma tu bolígrafo, una libreta, ¡y a buscar!